Umiko

Umiko

Ubicado en el centro de Madrid, en la calle Los Madrazo, Umiko es un local divertido e informal con murales en varias de sus paredes, detalles graciosos desde la entrada y un ambiente desenfadado. Dividen a sus comensales en barra y mesas, no pretendas disponer de una mesa sin reserva porque es uno de los restaurantes más TOP en Madrid y será fruto de la casualidad que encuentres algo en el día, yo para cenar un viernes reservé con casi un mes de antelación, avisados estáis.

Recomendados por mi compi Lorena que es muy fan de la cocina japonesa, fuimos cinco amigos a cenar y la verdad es que  TODO (y lo pongo en mayúscula) estaba soberbio, nos ha encantado. Al hilo de esto os diré que la vajilla también, me gustó mucho, como para llevármela a casa.

Umiko es uno de estos restaurantes de donde sales con todos los sabores en la boca y no quieres probar nada más para cerrar los ojos y de alguna manera seguir disfrutando del sabor. Aúnan la originalidad, con la calidad del producto, ofreciendote un festival de sabores, un verdadero regalo para el paladar, donde se aprecia el trabajo en su cocina, fusionando de manera magistral la comida japonesa  con la mediterránea. En definitiva, es una experiencia que no vas a olvidar, cada bocado es …….

El rey del restaurante es el pescado en sus diferentes versiones aunque claro está  que no es lo único, así que como siempre os digo dejaros aconsejar porque también tiene opciones muy apetecibles fuera de carta.

Ya veréis que rico todo, la cocina de Umiko te engancha, si aún no has estado tras ver estas fotos, no tienes excusa, lo tienes que probar.

Compartimos unos berberechos abiertos al sake y escabeche de shiso y unos mejillones Takara Ume con trufa, ricos cualquiera de los dos, pero mi  apuesta es por los mejillones.

Seguimos con unos bolognesa de atún riquísima sobre espaguetis y una ensalada japomadrid con brotes verdes y super aliño, fresquita, para ir abriendo boca.

Ronda de niguiris para todos, los que probamos fueron de socarrat, a la bilbaína, caballa con tomate, arroz a la cubana, tataki, vieira con mantequilla y toro. E-S-P-E-C-T-A-C-U-L-A-R-E-S todos, y si tuviese que elegir os diría que probaseis todos, están brutales.

El festín continúa, seguimos con un ramen seco de carabineros y el lomo madurado. Con el ramen, los ojos en blanco, que mega-rico y el lomo sencillote y muy tierno, perfecto para terminar los principales.

De postre y ya reservado desde que nos sentamos un phosmikos, muy conseguido, un bolly k.o y la pannacotta asiática, suavecita de sabor y fina textura para finalizar, en nuestro caso, la cena.

Estoy segura  de que se os ha hecho la boca agua, yo ya estoy pensando en volver a reservar porque no paro de salivar según estoy escribiendo el post.

Umiko cuenta ya con cinco seguidores más, deseosos de repetir.

Os dejo su web por si queréis reservar www.umiko.es

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

2 comentarios en “Umiko”

Deja un comentario