Glass Mar, un pedacito del Atlántico en Madrid

Glass Mar, un pedacito del Atlántico en Madrid

“Con los pies en la tierra y la cabeza en el mar”, no os digo más… uno de los restaurantes más cautivadores donde he estado últimamente, una apuesta que no os defraudará.

Imagino que el nombre ya os sonará, es la propuesta que hizo a finales de 2017 Ángel León, -famoso chef  del Mar por su restaurante Aponiente en Cádiz.

En Madrid se aventuró con un formato tipo bar, ubicó un espacio informal en pleno centro de la capital, en el hotel Urban, seguro que habréis pasado infinidad de veces al lado de sus cristaleras llenas de tarros gigantescos con anémonas y demás “cositas del mar”, entre los que puedes entrever el esqueleto de ballena que ocupa la mitad del salón.

La esencia de Glass Mar,  es sin dudarlo que en todos y cada uno de sus platos, sin excepción,  hay un pedacito del océano atlántico, entendiendo en todo ello una propuesta brutal  gastronómica y muy diferente en la que se presenta  el mar como único protagonista.

Quiero animar a los “no muy fan” de las delicias del mar, porque realmente es un placer para el paladar y los sentidos la cocina que realizan, las texturas que consiguen utilizando cosas del mar que ni te imaginas, no te deja indiferente.

Se me hace la boca agua según lo escribo y me acuerdo de lo mucho que me gustó.

Venga, que me lío, os contaré que su carta no es muy extensa, dividida en una primera parte con entrantes la mar de a gusto, continúa con algunos platos principales en la mar de bien y acaba con postres en la mar de buenos.  Entendimos que la pretensión de esta carta es el poder compartir los platos, las raciones son generosas, tenerlo en cuenta a la hora de elegir.

Antes de empezar a detallaros todo lo que probamos, no quiero  que se me pase el nombrar al extraordinario equipo que trabaja de forma cuidada para ofrecerte  desde que entras,  un  trato y servicio excelente. Hoy en día yo creo que es un lujo poder contar con un equipo tan simpático y amable, percibes cómo te miman y cómo te ayudan a disfrutar de cada detalle y momento.  “Un Olé por ellos” porque hacen que todo ello sea un plus.

Con estas pocas líneas y sin hablaros aun de lo que probamos ya se nota que me entusiasmó.  Lo cierto es que estoy deseando encontrar la ocasión para volver y celebrar lo que sea.

Vamos a ello, compartimos una sardina ahumada y mejillones a la brasa en su escabeche, la sardina la presentan con una tosta de base con berenjena escalibada, intensa en sabor, muy rica; los mejillones ya te ganan únicamente con la presentación, luego llega el olor del ahumado y el sabor del escabeche, que calificaría de inigualable, los ojos en blanco.

Nos atrevimos con unos torreznos de mar, pieles de bacalao y morena súper crujiente, un verdadero vicio junto con otro de sus súper platos a qué sabe el océano, berberechos, algas y plancton, auténtico bocado con sabor a mar, tremendamente intenso. Me encantó ese sabor tan a mar, aunque reconozco que no es algo a lo que no estamos acostumbrados, es un plato atrevido y me gustan también los sitios donde arriesgan con cosas diferentes y lo clavan.

Seguimos enamorándonos de esta cocina con unos callos de atún rojo de almadraba y camarones fritos con huevo. Vaya con los callos puf, que riquísimos, son una explosión de sabor con esa textura tan gelatinosa, requetebuenos; y los camarones frititos, ains??  Que de recuerdos nos trajo este plato a nuestros veranos por tierras gaditanas.

Con estos últimos platos  ya nos hemos declarados fieles seguidores, el primero, de locos,  me enamoró como para llevarme tupers repletos de carbonara de calamares de potera. La textura de los calamares increíble y la salsa para chuparse los dedos, vaya sabor.

Y, por último, uno de sus platos estrella arroz meloso con plancton, rescatado directamente de Aponiente, te rompe los esquemas por su color y sabor, en este plato se refleja el trabajo de un maestro, muestra innovación y creatividad en la cocina con productos del mar. Es un plato mayúsculo en cuanto a técnica y ejecución, puro sabor y originalidad en cada bocado.

Como podréis imaginar, no comimos todo esto a “palo seco”, no, no, lo regamos con un vinito blanco que nos recomendaron y que además de resultar fresquito entraba de maravilla, no sé si lo habréis probado pero a mí me pareció un vino disfrutón, Amorro.

Amorro

Cerramos esta experiencia con dos de sus postres, por cierto bastante originales, choco plancton y melón con vermut. 

En resumen, un local con platos MUY TOP, innovadores y creativos, donde saboreareis el excelente trabajo que se lleva cada uno de los platos y recordad  todos con sabor a mar.  Un MUST en Madrid. Lo tienes que probar!

  • GLASSMAR
  • Carrera de San Jerónimo 34
  • Madrid
  • Tlfn 91787 7775
  • Precio medio: 50 euros
  • www.glassmar.es
Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

1 comentario en “Glass Mar, un pedacito del Atlántico en Madrid”

  1. Esta vez lo probé antes que tú. Recomendado por una amiga en común. Estoy totalmente de acuerdo con tu valoración. Maravilloso su gente y sus platos. Un 10. Un beso guapetona.

Deja un comentario