El dinosaurio todavía estaba allí

El dinosaurio todavía estaba allí

En la calle Ave María en el barrio Antón Martín encontré, hace apenas una semanas,un sitio muy diferente, donde se unen varios conceptos librería, café y gastrobar.

El nombre ya desprende curiosidad porque viene del microrrelato “el dinosaurio” que dice :

“cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí”, ahí os lo dejo

El Dinosaurio también estaba allí; gastrobar

como su entrada que aún permanece con su fachada original del salón de peluquería de hace ya unos cuantos años.

Como librería se han especializado en poesía, novela negra y relatos, apostando por editoriales independientes y libros que tocan el alma a los lectores; también organizan eventos literarios, exposiciones de fotos, presentaciones de libros y recitales de poesía.

Como café, sin dudarlo, es un espacio tranquilo donde se respira calma y paz, y donde disfrutarás de la lectura.

En el gastrobar, un salón curioso con unas cuantas mesas , separadas por una distancia más que prudente donde se puede mantener una conversación sin que el ruido del resto de mesas te moleste, te reciben con una carta diferente poniendo en sus platos nombres de libros que les han gustado a los dueños y de esta forma hacerle un pequeño homenaje a los autores que los han escrito, títulos como el amor es un lugar común, el incendio de las horas, huéspedes…

Trabajan en platos sencillos, no esperéis técnica innovadora ni nada de lo que está ahora todo tan de moda, completan sus platos con originalidad y sabor . La carta no es muy extensa, unos cuantos  primeros, segundos platos y postres. Con estos comentarios no pretendo en ningún caso desmerecer su cocina, todo lo contrario, porque como bien sabéis, solo escribo en el blog de los sitios que creo que merece la pena ir y probar.

Los primeros que compartimos fueron ensalada de perdiz con tomate, bastante buena la perdiz y los tomates correctos; croquetas que vienen presentadas en un mix de boletus, queso y zanahoria, todas ellas muy buenas, pero os recomiendo las de zanahoria porque estaban especialmente ricas, me gustó mucho su textura y el sabor. Por cierto, no dejéis de probar la mousse de setas y foie con huevo frito, para mí el mejor de los tres entrantes.

Para los segundos cada una de nosotras probó un plato diferente. Las vieiras  plancha sobre crema de almendras y algas ramallo (este alga tiene un sabor parecido al percebe) riquísimas. Este plato, como segundo, quizá te sepa a poco ya que las vieiras tampoco llenan en exceso, pero están muy buenas, probarlas junto con algún otro plato como las lentejas al curry con setas shitake y katsuboshi (copos o escamas japonesas de atún), también muy recomendables, (yo no lo probé por el anisakis) pero quizá fue el plato más flojo según mis informantes. Por último, el lomo de canguro a la plancha, con compota de manzanas y frutos rojos, para mí fue el plato estrella de la noche. Si, habéis leído bien, carne de canguro, tierna, y muy sabrosa, el sabor difícil de contar, la carne estaba bastante jugosa y “joe” sabía a carne, algo difícil a día de hoy en carne a la plancha, en cuanto a su textura casi se deshacía en la boca, muy recomendable, aun con todo lo que os describo, es que hay cosas que tenéis que probar porque aunque os lo intento trasladar, no resulta fácil. Ojalá pudiésemos fotografiar los olores, sería la bomba.

Tras acabar con bastante buen sabor de boca con todo lo anterior, decidimos completar la cena con estas tres : tarta de manzana, de chocolate y mi preferida, la de zanahoria, ojo que las raciones son generosas, así que pensad en compartir, golosos.

 Como habéis leído, un sitio bastante diferente, pero al que tenéis que ir.

  • EL DINOSAURIO TODAVÍA SIGUE ALLÍ
  • Ave María 8
  • Madrid
  • Tlfn 91 0826270
  • Precio medio: 25 euros
  • www.eldinosaurio.es

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

2 comentarios en “El dinosaurio todavía estaba allí”

Deja un comentario